Nací en el año 1984, y desde entonces amo comer. Eso no ha cambiado mucho. Lo que si ha cambiado es que a ese amor, le he sumado la pasión por cocinar. De ahí nace Black Macaw. Un proyecto de Snacks barbáricos, en donde le doy un poco más de libertad a mi humor e invito a las personas a que no se tomen todo tan en serio — a pesar de ser la nutrición un tema sumamente serio.